Los edredones o rellenos nórdicos siempre se han utilizado en invierno, aunque cada vez se están popularizando más en las épocas de calor, lógicamente en esos casos el relleno es mucho más fino y transpirable.

Hoy en día podemos encontrar en el mercado infinidad de modelos de edredones para invierno, también edredones de verano o que se puedan utilizar en todas las estaciones, estos últimos modelos cuentan con dos capas de relleno nórdico que se pueden acoplar o separar según la temperatura.

Algunas de las complejidades de utilizar edredón en verano son los cuidados, debes airearlo con mayor frecuencia, ventilar bien la estancia cada cierto tiempo y utilizar siempre una funda nórdica transpirable (esto es especialmente importante si tu edredón no es sintético, no se recomienda que se lave en exceso tu edredón).

¿Cuál es el mejor relleno para edredón de verano?

Actualmente existen todo tipo de edredones; desde los más caros a los más baratos. Los materiales tienen mucho que ver en el precio final, un material sintético tiende a ser más barato que las plumas o el plumón.

El hecho de que el material de fabricación sea el más caro, no significa que el edredón sea el más adecuado para todas las personas. Puedes fijarte en aspectos como la capacidad aislante, –lo que está relacionado con el gramaje o el peso del relleno–, la clave para elegir el mejor edredón para invierno o verano es basarse en la temperatura de la habitación durante la noche.

Si en invierno duermes con la calefacción encendida tendrás que elegir un edredón de verano, lo mismo sucede si duermes con el aire acondicionado en verano. La guía definitiva para elegir el mejor edredón según tu temperatura es la siguiente:

  • Si la temperatura de la habitación es entre 6 y 12º, el gramaje del relleno del edredón tiene que ser entre 200 – 300 gr/m2.
  • Si la temperatura de la habitación es entre 12 y 18º, el gramaje del relleno del edredón puede ser entre 120 – 250 gr/m2. En el caso de los rellenos de plumas o plumón puede ser mayor de 250 gr/m2.
  • Si la temperatura de la habitación es entre 18 y 24º, el gramaje del relleno del edredón no debe ser superior a 120 gr/m2.
  • Si temperatura de la habitación supera los 25º debes utilizar un relleno de edredón de 100 gr/m2 o menos.
     

Sin duda el gramaje es importante, pero para elegir el edredón más adecuado en verano es esencial tener en cuenta el material del relleno.

Rellenos nórdicos sintéticos

Estos rellenos nórdicos suelen estar fabricados de fibras de algodón o fibras sintéticas, se pueden lavar fácilmente en la lavadora y su precio tiende a ser menor. Los rellenos nórdicos sintéticos son aptos para personas alérgicas a las plumas o el plumón, es el más recomendado también para los alérgicos a los ácaros.

Rellenos nórdicos de plumas o plumón

Los rellenos nórdicos de plumas o plumón son más ligeros que los rellenos nórdicos sintéticos, esto en parte provoca que sean más cómodos. Estos rellenos nórdicos tienen una función termorreguladora que ayuda a mantener una temperatura estable independientemente de la que haya en el exterior.

Conclusión

Podemos usar un relleno nórdico 4 estaciones al año, son tremendamente prácticos y permiten eliminar el exceso de humedad que genera el cuerpo durante el sueño, algo que puede ser muy beneficioso en verano si vives en un lugar con temperaturas elevadas y sueles sudar por las noches. El  inconveniente de estos edredones está relacionado con los problemas respiratorios que generan en personas alérgicas a las plumas de los animales (material del relleno) o a los ácaros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.