Consejos para cuidar una piscina en invierno

Es importante y recomendable mantener aptas nuestras piscinas todas las épocas del año. Es una práctica que no debemos olvidar, especialmente en invierno y que se hace totalmente necesaria para poder obtener un buen disfrute de la misma en los meses más calurosos del año.

Si somos capaces de realizar un mantenimiento correcto, nuestra piscina se mantendrá por más tiempo limpia: alrededor del 85% de las piscinas bien cuidadas pueden emplear la misma agua que el año anterior (exceptuando el poco que se pueda ir evaporando).

La razón principal es que mantener el agua adecuadamente contribuye a que la inversión sea menos cada año. Evitaremos así tener que cambiarla con una mayor frecuencia innecesaria que al final lo que hace es que la inversión sea más alta.

Un buen mantenimiento del agua de una piscina hace que esta pueda durar hasta 5 o 6 temporadas, como hemos dicho todo va a depender del tratamiento y mantenimiento que se la haya dado, del entorno donde esté ubicada la piscina e incluso de la orientación con la luz solar (para evitar evaporaciones).

Otro aspecto importante es la procedencia del agua ya que cuanto mejor tratada esté, mayor tiempo de duración será su cristalinidad y su pH estará bien regulado.

Detalles a revisar.

Existen análisis que permiten determinar si el uso de la piscina es aconsejable o si por el contrario posee niveles de ácido isocianúrico elevado. Si supera los 75 ppm, es claro que debemos proceder a cambiar el agua de la piscina, incluso algunos expertos recomiendan hacer vaciados parciales de la piscina, aunque la situación sea normal, el objetivo de estos vaciados es mantener un agua saludable equilibrando los niveles.

El mantenimiento de una piscina debe hacerse antes de ponerla en funcionamiento, pues podremos comprobar mejor su estado. Las boquillas de impulsión, los sumideros, los focos, skimmers, etc., todo se debe chequear para verificar que se encuentren tapados u obstruidos, que todas sus partes se encuentren funcionando perfectamente.

No debemos olvidarnos de todos los elementos como la limpieza integral de la boquilla de filtración o igualmente el filtro de limpieza. El objetivo es eliminar las hojas o todo aquel elemento que pueda llegar a perturbar el buen funcionamiento de sus partes.

No se debe descuidar la parte superior del vaso de la piscina, todos los canales, las rejillas y todo aquel elemento que se puedan detectar, la finalidad es la de mantener una piscina adecuada y lista para su disfrute.

Guarda o tapa convenientemente los demás accesorios como robots limpiadores, depuradoras de piscinas, son caros para reemplazarlos y debemos asegurarnos y el hielo puede causarles daños

¿Qué pasa si llevo tiempo sin usar la piscina?

Las piscinas sin uso y en estado de abandono presentan muchas dificultades, es importante hacerle todos los procedimientos de limpieza y desinfección antes de ponerla en funcionamiento de nuevo.

Como una buena y sana recomendación es importante saber que no todos los revestimientos se pueden limpiar con los mismos productos, en este caso es el profesional quien nos puede orientar y aclarar de cierto modo que es lo que se debe hacer, como ejemplo podemos decir que no es lo mismo limpiar una superficie gresite que una de poliéster, de micro cemento o de liner, etc.

Los niveles de agua en una piscina se deben mantener controlados cada cierto periodo, por ejemplo, si el sistema que utiliza es el conocido como skimmer el nivel de agua debe estar siempre por encima de las 2/3 partes de la altura de la boca, así lo que se logra es que haya una buena filtración de agua y así se evita que haya una entrada de aire en los canales y en las tuberías de la piscina.

Contenido relacionado

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.